¿Son los Perte el verdadero camino hacia la recuperación?