Blog Español ¿Cómo ha cambiado la forma de desplazarnos el Covid-19?

La pandemia ha tenido una fuerte repercusión en todos los ámbitos de nuestra vida. Hemos cambiado nuestra forma de desplazarnos, trabajar, viajar e incluso socializar.

A pesar de que poco a poco estamos volviendo a la normalidad, la sociedad aún siente recelo a viajar cómo antes.

¿Quieres conocer cómo ha cambiado nuestras vidas el Covid-19? En este artículo lo contamos todo.

 

guia movilidad

 

 

¿Qué ha pasado tras el Covid-19?

 

1. Reducción del tráfico

 

Aunque puede parecer que la normalidad ha vuelto a las carreteras, el tráfico no se ha recuperado del todo. En España, los viajes en coche se han reducido en torno al 10%.

 

2. Aumento del teletrabajo

 

Cuando comenzó la pandemia, muchas personas cambiaron su forma de trabajar, dejando de desplazarse a la oficina para trabajar en remoto. 

En la actualidad, aún hay empresas que apuestan por el teletrabajo completo, otras por el híbrido y otras por el presencial al 100%.

Todo esto ha provocado una reducción del tráfico los dias laborales debido a la disminución de desplazamientos de los trabajadores.

Esta situación también ha influido en los viajes de negocios, ya que muchas reuniones ya no se hacen de manera presencial por la comodidad que supone el no tener que desplazarse gracias a plataformas como Zoom.

 

3. Reducción de la adquisición de vehículos 

 

La compra de coches ha disminuido por la pandemia, tanto en vehículos nuevos como de segunda mano. La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos prevé que las ventas de vehículos de segunda mano caerán un 2% este 2022.

La crisis de los semiconductores no es la única causa de esta disminución. El aumento del teletrabajo ha hecho que muchos hogares se apañen con un coche para compartir. Además, la subida del precio del combustible en estos últimos meses, estando la gasolina un 13,8% más cara y el gasóleo un 17,6%,  ha provocado también un descenso en el uso del coche como medio de transporte. 

 

4. Aumento de los desplazamientos a pie

 

Una de las primeras actividades que pudimos disfrutar en la desescalada hacia la nueva normalidad fue ir a caminar

Esta actividad la hemos adaptado a nuestra vida diaria y ya no solamente lo hacemos por placer, sino que la utilizamos para desplazarnos sin necesidad de un vehículo de motor.

Caminar tiene numerosos beneficios para la salud y el medio ambiente, el dejar de lado los transportes de motor supone reducir significativamente la emisión de gases y la contaminación.

 

5. Más compras por Internet

 

Con la pandemia, las personas no podían acceder con facilidad a las tiendas físicas, lo que impulsó el comercio electrónico. El E-commerce vió como en 2018 sus ventas aumentaban en torno a un 23%

Si bien muchos consumidores prefieren la experiencia de compra física, el Covid-19 ha hecho que más personas experimenten las compras en línea y por lo tanto haya cambiado su forma de realizar transacciones. 

 

guía nive

 

6. Disminución del uso de transporte público

 

El Covid-19 ha traído consigo la disminución del uso del transporte público. En efecto, la demanda no está llegando al 80% de los niveles pre pandemia. A esto hay que añadir el aumento del precio de la energía, que los operadores están teniendo que hacer frente. 

Las personas se mueven menos por varios razones: aunque el miedo al contagio parece ser una de las claves de esta bajada, existen otros motivos como la implantación del teletrabajo y la educación a distancia, la pérdida de empleos, o el cierre puntual de los principales lugares de ocio 

 

7. Cambios en reubicación de las residencias

 

Una de las cosas que nos ha traído el coronavirus, y que se ha hecho notar, ha sido e aumento de los habitantes en los pequeños pueblos. Esto se debe a que, con la llegada del teletrabajo y la masificación de gente en lugares públicos, preferimos desconectar en lugares donde el riesgo de contagio es mucho menor que en las grandes ciudades. 

Otro de los aspectos por lo que la gente prefiere vivir a las afueras, es por el abaratamiento de la vivienda. Mientras que un piso en el centro de la ciudad tiene un coste elevado, sumando a la dificultad de aparcar el vehículo, en un pequeño pueblo el precio de la vivienda es menor. 

En definitiva,  nuestra forma de desplazarnos y de vivir ha cambiado mucho en los últimos dos años. Por lo que está claro que el futuro de la movilidad en las ciudades deberá ser sostenible, accesible y mejor conectado, un objetivo que persigue Meep a través de su aplicación.

Si desea más información sobre como mejoramos la calidad de vida de las ciudades a través del  transporte, contacta con nosotros. 

 

   

 

Boletín Meep

Suscríbete a nuestro boletín

Descubre cómo Meep está transformando el paradigma de la movilidad y lo último en MaaS y movilidad inteligente.