Blog Ciclo de desarrollo de un producto Meep – Meep

En Meep, seguimos un proceso determinado para construir y dar forma a cada uno de nuestros productos.

Nos guiamos por una premisa: “Entregamos software funcional frecuentemente, en periodos de entre dos semanas y dos meses, con preferencia por periodos de tiempo lo más cortos posibles.” ¿Por qué razón? La cultura Meep pone el foco en el cliente, siempre teniendo al usuario en mente a la hora de tomar decisiones, aprendiendo sobre sus necesidades para cubrirlas de manera efectiva y obteniendo de esta manera un producto de éxito. No buscamos ser un producto digital donde el 70% de las funcionalidades desarrolladas no sean utilizadas. A través de nuestra estrategia buscamos ser un producto de MaaS (Mobility as a Service) de valor. ¿Nuestro objetivo? Queremos que los clientes realicen transacciones y escojan nuestra aplicación como la mejor opción para desplazarse. Para asegurarnos del total cumplimiento de esto, seguimos una serie de pasos para garantizar que el producto aporte valor al usuario final, alineando nuestros conocimientos y tareas.

Pasos a seguir para el desarrollo del producto

 

En primer lugar, es necesario conocer la estrategia al más alto nivel del equipo comercial, así como cuáles son los principales clientes que han depositado su confianza en nosotros. A partir de un primer contrato, tanto el cliente como el CEO de la empresa suele tener una idea concreta sobre cómo debe ser el resultado final, por lo que es necesario comprender y recabar toda la información para tener una visión amplia y tomar una decisión sobre la dirección óptima a seguir.

A partir de este momento, el equipo debe trabajar para transformar esas ideas, necesidades y oportunidades de negocio en distintos entregables, con el objetivo de obtener el resultado esperado por nuestro público objetivo. Para ello, es necesario preguntarse: ¿Cómo coordinamos al equipo de desarrollo con otros departamentos necesarios en el desarrollo de cada tarea? ¿Cómo hacer que los principales stakeholders entiendan nuestro proceso? ¿Cuál es la necesidad a cubrir, para quién y qué resultado esperamos?

 

Para dar respuesta a todas estas incógnitas, seguimos un proceso denominado Lean Inception, que en Meep nos sirve para organizarnos y alinear todo nuestro conocimiento sobre el producto. Esta técnica fue desarrollada por Paulo Caroli, autor del libro Lean Inception, y la pusimos en práctica durante el pasado mes de Marzo durante un entretenido workshop.

Un ejemplo de dinámica llevada a cabo es el Elevator Pitch, en el que el equipo se divide en grupos para reflexionar sobre sus tres principales funciones y diseñar proto personas que luego se revisan en conjunto para conocer a nuestro público objetivo a nivel cliente y usuario, nuestro objetivo más general, los problemas a resolver y las oportunidades de negocio. También los principales objetivos comerciales y el conjunto de necesidades para trazar una línea de release que nos guiará en el lanzamiento de un primer MVP. Si las dinámicas que conforman el proceso del Lean Inception son llevadas a cabo correctamente por el equipo, al final del workshop cada miembro tendrá una visión completa del producto.

Workshop en el que llevamos a cabo el proceso Lean Inception

Llevar a cabo este método fue nuestro primer paso, que nos ha ayudado enormemente a pasar al siguiente, realizar el desarrollo a través de varios sprints y que está enfocado al desarrollo de nuestros productos.

 

Desarrollamos nuestros productos digitales realizando pequeñas entregas, siguiendo un roadmap que nos permite llegar al lanzamiento de un primer MVP habiendo integrado un cierto conjunto de funcionalidades. Posteriormente vamos añadiendo nuevas mejoras que entregamos al final de cada sprint.

Dual Track

Nos basamos en el concepto Dual Track para llevar a cabo cada sprint. Este está formado por dos flujos: discovery, en el que el equipo técnico lleva a cabo un proceso de descubrimiento y validación para averiguar y seleccionar las herramientas y lenguajes, así como las técnicas y sistemas más óptimos que necesitaremos usar. Mientras, el equipo de Producto y UX realiza el mismo proceso en paralelo, indagando sobre las funciones necesarias a nivel de usuario. Continuamos con el flujo de delivery, en el que se desarrolla lo que validamos en el discovery y lo que entragamos al usuario.

Flujo del proceso dual track

2.1 Discovery

 

Esta fase inicial del ciclo de desarrollo se divide en las siguientes etapas:

  • Entender nuestra demanda

Esta primera fase consiste en transmitir al equipo de desarrollo todos los conocimientos y requisitos del equipo estratégico, e informarles sobre los acuerdos establecidos con el cliente. Esto nos asegura el estar alineados y poder analizar y dividir el trabajo según las responsabilidades de cada persona.

  • Analizar a nuestros competidores

Es de vital importancia conocer a nuestros principales competidores para desarrollar un producto efectivo, y por ello nos hacemos las siguientes preguntas: ¿Qué experiencia tienen? ¿Satisfacen las necesidades del usuario? ¿Su audiencia clave es similar a la nuestra? ¿Qué tecnologías están usando? Y finalmente, la pregunta clave: ¿Cómo podemos mejorar su propuesta de producto?

  • Entender a nuestros usuarios

Conocer el perfil de nuestros usuarios para entender sus comportamientos también es clave, tener en cuenta detalles como en qué momentos del día tienden a usar más nuestra app pueden marcar la diferencia. Es necesario que el equipo tenga en mente hasta dónde podemos avanzar a nivel tecnológico y qué información resulta de valor para este usuario. ¿Lo que les estamos ofreciendo tiene un valor real?

  • Comprender las expectativas de nuestros clientes

Muchos equipos de producto se enfocan solo en el usuario. Sin embargo, nuestros clientes también tienen expectativas por lo que es importante comprender lo que esperan, cuándo lo esperan y los tiempos de comercialización que debemos seguir.

  • Saber cuáles son nuestras limitaciones

Meep es una aplicación multimodal en la que integramos y conectamos todos los operadores de una ciudad. A la hora de realizar esta integración de empresas externas existen limitaciones que se establecen como reglas de negocio. El conocimiento de estas reglas es esencial puesto que influyen en nuestro backend y usabilidad.

  • Conocer nuestra viabilidad técnica

Como equipo, nos hacemos las siguientes preguntas para indagar en nuestra viabilidad a nivel técnico: ¿Cómo podemos lograr la construcción de nuestro producto? ¿Con qué herramientas contamos? ¿Qué estructuras? ¿Podemos utilizar nuestro backend o alguna pantalla que tengamos de desarrollos anteriores? ¿Qué integraciones y servicios necesitamos? Es importante mitigar cualquier riesgo técnico y evaluar las posibilidades que tenemos.

  • Definir hipótesis

Una vez realizado este análisis, definimos posibilidades. Es necesario saber si tenemos la oportunidad de serle útil al cliente teniendo en cuenta nuestra usabilidad y tecnología, para obtener una rentabilidad de X%. Una vez tenemos esto, definimos diferentes hipótesis a nivel más táctico, relacionadas con el negocio, usabilidad y el time to market.

  • Usabilidad

La usabilidad constituye una de las partes más importantes de nuestros productos, puesto que integra tanto nuestras reglas de negocio como la viabilidad técnica o las necesidades del usuario. Durante este proceso se realizan entrevistas y se establecen los flujos desarrollados y el diseño. A través de una usabilidad de calidad en nuestras apps conseguimos cumplir nuestras métricas de adquisición, activación, retención y otros.

Esto es tan solo un resumen de todo lo implicado en un proceso de Discovery. Se trata de la parte de mayor aprendizaje del ciclo y requiere un periodo de tiempo considerable para realizar la validación. Por esta razón, es de vital importancia que el trabajo del departamento de backend, UX y UI se haya iniciado antes de que el equipo de apps comience el desarrollo. Sino, resulta complicado que el equipo pueda aprender, validar, desarrollar determinadas reglas y generar releases en el mismo sprint. Las posibilidades de fallar o dejar algún cabo suelto aumentan.

Una vez realizadas las tareas establecidas por parte de UX, UI y backend, se genera la entrega para pasar a la siguiente fase del ciclo: Delivery.

2.2 Delivery

 

También llamado ciclo de entrega, en este punto tenemos claro lo que queremos ofrecer al usuario.

Por lo tanto, el equipo de las apps ya puede comenzar a desarrollar desde el backend, teniendo en cuenta los flujos definidos por el equipo UX y el diseño realizado por el equipo UI. Una vez hecho el desarrollo, se realizan las validaciones y pruebas para plantear su lanzamiento. (Un gran libro que trata las distintas fases por las que pasa un producto esThe Product Book: How to Become a Great Product Managerde Carlos González de Villaumbrosia y Product Phases de Product School.)

Una vez entregado el producto, pasamos a la siguiente fase, analizar los resultados. En Meep contamos con un sólido equipo de data: herramientas como Firebase, GA, Amplitude y numerosos dashboards son sus mejores aliados. A través de las métricas que van obteniendo, validamos las hipótesis que habíamos establecido al principio del proceso en la siguiente fase del ciclo.

3. Medir y aprender

 

Cada métrica que aporta nuestro equipo de data es una oportunidad para realizar una validación. Nos ayudan a entender si las hipótesis que planteamos en un principio se han cumplido, y de comprobar si hemos obtenido el resultado que esperábamos. Nos sirven para detectar campos de mejora, cuáles han sido nuestros principales fallos o descubrir nuevas oportunidades ante una necesidad u otra.

También nos sirven para ver qué elementos podrían entrar en la fase de discovery de futuros ciclos de producto, y ser conscientes de los logros conseguidos por el equipo. Si quieres estar al día, no dudes en inscribirte a nuestra Newsletter aquí, ¡todavía estamos celebrando nuestro último lanzamiento en Sevilla!

Sabemos que es difícil asimilar tanta información, pero por si esto te supiera a poco te dejamos una última recomendación de lectura: para conocer todos los aspectos implicados en el desarrollo de un producto, desde el equipo y desarrollo hasta la parte más marketiniana, no te pierdas Inspired, de Marty Cagan. Un libro inspirador en el que aprenderás las mejores dotes de liderazgo y conocimientos estratégicos.